El Amor es el Signo. Educar como educan las madres

El Amor es el SignoAutora: María-Milagros Rivera Garretas
Madrid, Sabina editorial 2012.

María-Milagros Rivera Garretas (Bilbao, 1947), ensayista, historiadora, cofundadora y traductora, recoge en este libro el pensamiento nacido de una vida adulta casi entera dedicada a la educación en su calidad de madre, abuela, profesora corresponsable de los másteres del Centro de Investigación de Mujeres Duoda y catedrática de la Universidad de Barcelona. Su madre, Magdalena Garretas Sastre, le enseñó de adolescente en las clases de griego que aprender es aprender a amar la lengua materna y su historia como, según decía ella, enseñaba en las aulas de Salamanca Miguel de Unamuno. Por eso, la mayoría de sus libros tienen su origen no en la especulación sino en la oralidad y en la relación educativa trabajada en las clases.

Tres de esos libros son: Textos y espacios de mujeres. Europa, siglos IV-XV (Barcelona, Icaria, 1990), Nombrar el mundo en femenino. Pensamiento de las mujeres y teoría feminista (Barcelona, Icaria, 1994) y La diferencia sexual en la historia (Valencia, Publicacions de la Universitat de València, 2005). Su obra ha sido traducida al alemán y al italiano.

Desde su larga experiencia docente en las aulas y fuera de ellas, la autora ofrece en este libro veinticuatro miradas, en forma de capítulos cortos, que ayudan a mejorar la educación y una conclusión que orienta el pensamiento y la práctica educativa: el amor aprendido en la relación con la madre es lo que nos puede guiar para educar con sentido. A la educación le falta autorreformarse hasta conseguir restaurar el nexo perdido con la primera escuela que cada ser humano conoce, disfruta y frecuenta, que es la propia madre o quien ocupe su lugar. Cualquier profesora o profesor puede restaurar ese nexo, ya que lleva dentro los signos del amor aprendido en esa escuela. Observando y reconociendo autoridad a la propia experiencia, es posible descifrar esos signos y prepararlos para llevarlos a las aulas, sea cual sea la materia que se enseñe. Los signos de Amor poseen la mágica facultad de levantar la mirada de cualquier estudiante y despertar su atención, atención que es el único medio al alcance del ser humano capaz de transportarlo a la felicidad de aprender.

Más información sobre el libro en Amazon.

 



Los comentarios están cerrados.