Betty Friedan

Betty Friedan

La mística de la feminidad

Betty Friedan es la representante más importante del llamado “feminismo liberal estadounidense”. En su obra maestra ‘La mística de la feminidad’ (1963) indaga acerca del ‘malestar que no tiene nombre’, la falta de identidad de las mujeres estadounidenses tras la Segunda Guerra Mundial, cuando regresaron a sus casas a ‘cuidar a sus héroes’ tras ejercer un papel activo en la industria armamentística y el día a día de las fábricas que sostenían la economía durante la guerra.
La Mística de la feminidadLa mística de la feminidad (Feminismos)
Se trata sobre todo de un libro de investigación respaldado por un abundante trabajo descriptivo, y sólo como consecuencia de esto se acaba convirtiendo en un libro militante, lo que lo aproxima al otro gran clásico del siglo XX, «El segundo sexo», de Simone de Beauvoir.

Friedan llama “mística de la feminidad” a esa imagen de lo “esencialmente femenino”, eso de lo que hablan y a lo que se dirigen las revistas para mujeres, la publicidad y los libros de autoayuda.
es un clásico del pensamiento feminista que se publicó originalmente en Estados Unidos en 1963.

Es una horma moral, fabricada en esos años, en la que se pretende, como en un lecho de Procusto, hacer vivir a todas las mujeres. Es algo inauténtico que, si se intenta llevar a cabo, produce consecuencias cada vez más graves. Comienza por un difuso malestar y termina por producir enfermedades verdaderas.



Precisamente el libro comienza con un capítulo titulado “El malestar que no tiene nombre”. Estamos ante un libro extraordinariamente influyente que ha resultado ser decisivo en el acompañamiento de uno de los cambios sociales más determinantes del siglo xx: la posición y autoconciencia de las mujeres como grupo.



Friedan describe el período de los años 50 en el que el modelo educativo, difundido después de la Segunda Guerra Mundial, se dirigía a que las mujeres decidieran elegir la opción de regresar al hogar, después de haber conquistado el derecho al voto y a la educación y de haber accedido a un empleo.

La expresión “mística de la feminidad”, según su autora, se emplea para describir un conglomerado de discursos y presupuestos tradicionales acerca de la feminidad que obstaculiza el compromiso intelectual y la participación activa de las mujeres en su sociedad.2 Sin independencia económica, el modo de vida del ama de casa en ese nuevo hogar tecnificado, produce soledad, depresión y otros cuadros médicos calificados como “típicamente femeninos”. Friedan analiza el sistema económico en el que se vende a las mujeres una identidad acorde con la unidad familiar de consumo en que se ha transformado la familia.

Aquí puedes encontrar otros libros de la misma autora: